Todo un éxito la conferencia internacional “evaluación de riesgos y vulnerabilidad en edificios históricos”


La Facultad de Arquitectura promueve esta clase de espacios para seguir realizando una articulación con el sector externo, para que las actividades que se desarrollen en la academia se puedan proyectar.

El pasado miércoles 26 de septiembre, se realizó en el auditorio de la sede San José de la FUP, la conferencia internacional titulada “evaluación de riesgos y vulnerabilidad en edificios históricos”, a cargo de la ponente Pilar Ortiz Calderón y organizada por el Grupo Estudios del Paisaje –GREP- de la Facultad de Arquitectura FUP y el Grupo de Investigación Inteligencia Artificial Aplicada a la Conservación Preventiva de Edificios Patrimoniales -Art-Risk- de la  Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, España.

En el evento se hicieron presentes el Vicerrector Académico Ing. Mario Espinosa; el Decano de la Facultad de Arquitectura, Arq. Diego Bolaños; la Dra, Pilar Ortiz Calderón, Decana de la Facultad de Ciencias Experimentales de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (España);  miembros del Consejo Departamental de Patrimonio, estudiantes de arquitectura e invitados especiales.

Pilar Ortiz Calderón, es Doctora en Química,  profesora en el Máster de Diagnóstico del Estado de Conservación del Patrimonio Histórico y Decana de la Facultad de Ciencias Experimentales de la Universidad Pablo de Olavide, dirige el proyecto Art-Risk sobre conservación preventiva en edificios patrimoniales y es responsable del grupo de investigación de la Junta de Andalucía Patrimonio, Tecnología y Medioambiente.

El objetivo de la conferencia fue hablar de la evaluación de riesgos y vulnerabilidad en edificios históricos, conceptos que aunque son muy antiguos, y que se trabajan en investigación desde hace muchos años, realmente a veces son complicados de evaluar y de entender, por esta razón se explicaron los modelos matemáticos que se están trabajando en colaboración con diferentes universidades de diferentes lugares del mundo, como la Fundación Universitaria de Popayán, la Universidad Pablo de Olavide, la Universidad de Sevilla y otros centros de investigación internacionales.

“La idea es explicar cómo este proceso se puede llevar a un modelo matemático, de manera que cuando uno tiene que entrar a restaurar o a conservar un patrimonio grande como el que puede haber aquí en la ciudad  de Popayán tenga cierto criterios científicos con los que pueda tomar decisiones. Son grupos de trabajo multidisciplinares y estamos desarrollando metodologías que están siendo punteras a nivel internacional con el apoyo de diferentes universidades», explicó la conferencista.

Este proyecto se está realizando con la profesora de la Facultad de Arquitectura, Arq. Isabel Turbay, quien está adelantando este proceso desde hace más de tres años, con un modelo nuevo de investigación en riesgos y en vulnerabilidad que está basado en inteligencia artificial, La cual busca que el pensamiento que tengan diferentes científicos de forma individual, aunarlo y tener una serie de criterios para poder tomar las mejores decisiones.

“Entre la FUP y la Universidad Pablo de Olavide, se está trabajando en un modelo de inteligencia artificial para analizar la vida útil de un edificio, lo que hacemos es que comparamos muchos edificios; estos días hemos estado trabajando en distintas iglesias de Popayán, para aplicar este modelo matemático y ver si el diagnostico que tenemos es acorde con el desarrollo de este modelo. La idea es comparar este resultado con otras universidades con las que queremos trabajar, como Cartagena de Indias, la antigua Guatemala y Sevilla, para tratar de mejorar esta investigación cada vez más”, agregó la profesora Pilar Ortiz.

La ponente manifiesta que las ciudades que cuentan con esta clase de patrimonios se enfrentan a un reto muy concreto, el cual es la participación social, “ hoy en día es fundamental que los ciudadanos vean que los científicos y el dinero que se invierte en investigación es para y por la sociedad,   no investigamos cosas que no sean útiles, y en esa investigación tenemos en cuenta el modelo social en cual le damos la suficiente difusión de nuestros resultados para que la comunidad  entienda hacia dónde queremos ir”.

La Facultad de Arquitectura promueve esta clase de espacios para seguir realizando una articulación con el sector externo, para que las actividades que se desarrollen en la academia se puedan proyectar. Estos espacios de diálogo y concertación  benefician a Popayán, para seguir conservando el patrimonio histórico de la ciudad.