Importante consolidación de los estudiantes de primer semestre a la vida universitaria FUP


Para el programa, la experiencia del primer año para ser exitosa requiere un profundo proceso de integración emocional, social y académica por parte del estudiante

La perspectiva de la orientación educativa para los estudiantes de primer semestre de la Facultad de Arquitectura busca materializar una experiencia donde el primer año en los estudios superiores en la disciplina sea determinante para la permanencia del estudiante. Para alcanzar este objetivo se adelanta el plan de mejora con el trabajo explorativo de los estudiantes que en su ingreso a la educación superior, son acompañados como las estrategias institucionales y del programa, diseñadas para prevenir la deserción, desde la perspectiva de un actor central: el taller como herramienta de investigación.

Para el programa, la experiencia del primer año para ser exitosa requiere un profundo proceso de integración emocional, social y académica por parte del estudiante. Los programas que la Institución ha venido desarrollando para hacer sentir a los estudiantes parte de una comunidad académica y social han favorecido su permanencia en la medida en que estos cada año se involucran en nuevos procesos de enseñanza y aprendizaje. La inducción a la universidad, según Brooman y Darwent (2014), es el primer contacto del estudiante con la institución una vez que es admitido, pero es solo el inicio de un proceso de adaptación que involucra la transición a la educación superior durante el primer año de estudios.

Se destaca también, la importancia de que este proceso se acompañe de un tutor – Director de Taller de proyectos- y de programas y estrategias que busquen involucrar a los estudiantes activamente en vez de tratarlos como receptores pasivos de información; el resultado esperado de este proceso es la búsqueda de una sana transición, la mejora en la autoeficacia de los estudiantes, en su capacidad de aprendizaje autónomo, así como en un sentido de pertenencia a la institución que evidencia su responsabilidad social. Para ello, la orientación educativa para la Facultad de Arquitectura es central, ya que cumple “el objetivo de facilitar y promover el desarrollo integral de los sujetos a lo largo de las distintas etapas de su vida, con la implicación de los diferentes agentes educativos: orientadores, tutores, profesores y familia.