El destino no es uno solo

Cinco historias que plasman la cotidianidad de la vida se dieron cita en el Teatro Bolívar, que a pesar de la lluvia se proyectaron en uno de los largometrajes invitados al Festival de Cine Corto de Popayán, DESTINOS. Con una producción de talento nacional, encuentro de actores de teatro y profesionales enfrentándose a conflictos de la rutina diaria que de igual manera cuentan el delirio constante de la vida como una tarea difícil de interpretar.

Una película escrita y dirigida por Alexander Giraldo, un vallecaucano apasionado del cine de ficción, documentales y al video experimental. Producida por Ana Sofía Osorio, una payanesa dedicada de lleno al cine nacional, creadora de la empresa Cine de Amigos con la que se siente muy a gusto en la industria cinematográfica.

Largometraje DESTINOS

Para Ana Sofía Osorio el amor por el cine y su pasión por el quehacer cinematográfico le dio la razón para que junto con la productora Cine de Amigos se realizara la película. “El origen del cine es de colaboración y cooperativismo, lo obvio es buscar amigos, aliados, éramos un equipo mediano de producción en la que todos se comprometieron con la película y el resultado nos encantó a todos, pues uno sabe cuándo empieza pero no cuando termina,” compartió la productora.

La película que se rodó con 100 millones de pesos en 19 días. Se convirtió en ese cine de amigos con mingas y “vacas” de la que participaron los mejores aliados del equipo técnico, quienes apostando por el cine colombiano participaron de esta extraordinaria historia. Con 66 sets en 19 días de rodaje, la misma película incluso necesitaba lograr su propio destino y en los cuatro años que estuvo en proceso de rodaje apostó por demostrar que en Colombia es posible hacer del cine una herramienta vital para contar diferentes historias y problemáticas sociales.

Muchas veces estamos aislados en nuestra propia cotidianidad, es por eso que retratarla se convierte en un tema difícil de presentar. Despreciamos la cotidianidad porque es muy pesada, a veces creemos que enfrentarnos a una rutina diaria es un castigo, pero en realidad es allí donde se descubre lo que queremos. Todos tenemos sueños pero no todos son cumplidos, apostando que el destino está escrito y que se trata de uno solo, cuando en realidad es la toma de decisiones trascendentales para la vida lo que forma al ser humano dentro de una sociedad. Eso finalmente fue lo que originó el nombre de la película”, argumentó el director Alexander Giraldo.

Mostrar esas complejidades emocionales de la cotidianidad de todos, permite ver una película que pareciera un documental, tomas en primeros planos y capacidad actoral que hace que esta película se vuelva muy profunda para cada uno, porque es la historia del vecino, o es mi propia historia compartió uno de los espectadores, quien además resaltaba a nivel narrativo la estructura con la que cuenta el largometraje, dónde las cinco historias no contaban con un inicio convencional ni un final típico en donde se resuelven los conflictos.IMG_2093

La opinión de la gente para mi es valiosísima y me gusta mucho escucharla. La charla fue muy bacana y me siento contento de compartir la película, sobre todo por el entramado, que la gente no solo la vea sino que sepa como termino haciéndose. Me gustó mucho que llegara, me alegra porque a la final uno desde el guion hace esa apuesta, y cuando en el público vos sentís eso que uno ha pensado uno o dos años atrás, es tremendo”, compartió el director.

Ambos resaltan la importancia del Festival de Cine Corto de Popayán, por su gran contenido académico y que esté dedicado en especial a esos primeros pasos con los que cada realizador se cruza en el camino en el mundo cinematográfico. “Vale la pena intentar aportar al séptimo arte con propuestas diferentes” concluyeron al final.