Bienestar Universitario cuida la salud de la FUP

El área de Bienestar Universitario en el mes de mayo, inició una campaña para combatir el sobrepeso y la obesidad, visitando las diferentes sedes de la Institución, beneficiando a los colaboradores FUP, en promoción de actividad física, alimentación saludable, y sensibilización en los servicios que ofrece Bienestar, con el fin de prevenir el desarrollo del sobrepeso, la obesidad y las enfermedades crónicas

Bienestar quiere compartir los siguientes tips para el cuidado de la salud.

¿Por qué hay que practicar ejercicio?

Dentro de tu momento del día para cuidarte cuenta también con algo de tiempo para practicar algún deporte. Busca una actividad que te guste y te motive para que sea más difícil abandonarla rápidamente.

Además, puedes completar este ejercicio físico diario con otros hábitos, como por ejemplo:

 

  • Ve caminando o en bicicleta al trabajo si es posible.
  • Baja dos o tres paradas antes del autobús y camina el resto del trayecto.
  • Parquea el automóvil  más lejos de lo
  • En los trayectos que no estén demasiado lejos, evita coger el automóvil y ve caminando.
  • Sube las escaleras caminando.
  • Sal a caminar en algún momento del día, incluso si no estaba previsto.
  • Aprovecha cuando salgas a hacer algún recado para caminar.

 

Después de varios meses practicando estos hábitos saludables para prevenir el sobrepeso y el sedentarismo, notarás cómo tu organismo está en mejor forma e incluso, realizarlos no te supondrá un gran esfuerzo.

Consejos de  Hábitos Saludables

  • Comer en familia. Al menos una comida diaria en familia protege no sólo de obesidad, sino también de adicciones y trastornos alimentarios, entre otros. Comparta horarios de comida y haga de este momento una instancia familiar.
  • Predique con el ejemplo. Es importante que los papás y mamás sean ejemplo de alimentación saludable. En el otro extremo, son de alto riesgo los papás y mamás que hacen dieta frecuentemente, que nunca están conformes con el peso y que siempre critican en relación a las características físicas de los otros…ese tipo de mensajes son peligrosos para los niños y niñas que están escuchando.
  • Actividad física en familia. Incorporar más actividades, como paseos al cerro los fines de semana, salir en bicicleta o a caminar, es fundamental. La fórmula es muy simple: la alimentación saludable y la actividad física previenen la obesidad.
  • Colaciones: Aumentar frutas y verduras, acostumbrarlos a la manzana en el recreo. Es importante mantener una alimentación cada cuatro horas. Porque cuando hay un periodo extenso de ayuno, en que se saltan el almuerzo, o no toman desayuno, van a tener apetito voraz e insaciable.

Tu momento del día para cuidarte

 

  • Opta por una dieta equilibrada, variada y suficiente.
  • Realiza 5 comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.
  • Es preferible comer menos cantidad y más veces al día antes que picar entre horas.
  • Tómate tu tiempo para comer, es decir, el que necesites para relajarte y comer tranquilamente. Come poco a poco, masticando bien los alimentos.
  • Intenta comer a diario todos los grupos de alimentos: frutas, verduras, lácteos, carnes/ pescados/ huevos, legumbres, cereales, aceites, grasas y frutos secos.
  • Bebe entre 8 y 10 vasos de agua al día, bien sola o en infusiones, y tanto durante las comidas como entre horas.
  • Evita las bebidas gaseosas.
  • Reduce la ingesta de alcohol, ya que proporciona un elevado aporte energético.
  • Si comes fuera de casa, planifica dónde vas a comer. Esto te ayudará a elegir la comida de forma más saludable.
  • Si te llevas la comida al trabajo, asegúrate de completarla con una pieza de fruta.
  • Si comes en casa, realiza la compra tras planificar tus menús semanales. De esta manera, puedes consumir los alimentos más frescos, los de temporada, con todas sus vitaminas y minerales y evitarás comprar alimentos que no te convienen.
  • Evita la grasa de origen animal y opta por alimentos bajos en grasas.
  • No te olvides de incluir suficiente fibra en la dieta, como cereales integrales, frutas y verduras.
  • Recurre a las cocciones ligeras: salteados, grill, papillote, horno o vapor.

Mensajes claves en alimentación

  1. Estimular el consumo diario de agua. Es la manera más segura, saludable, eficaz y económica de sustituir la ingesta de otras bebidas refrescantes que suman azúcares y calorías. ¿Cómo?:
  • Enseñar nuevos hábitos: guardar una botella pequeña de agua en su mochila, animarle a beber un poco de agua al levantarse, antes y después de cada comida (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena).
  • Cambiar el sabor del agua: añadir zumo natural de frutas (naranja, limón, fresas, manzana…) a la botella de agua.
  • Recetas «acuosas»: incluir en los menús gazpachos, sopas, cremas o caldos para sumar agua cada día.
  1. Estimular el consumo diario de fruta y verdura. Las frutas son los alimentos naturales más dulces y hay que conseguir despertar el interés por una gran variedad de frutas y hortalizas.
  • Fruta variada para almorzar un mínimo de tres días por semana y alternar con las meriendas; dejar el frutero en casa siempre a la vista; presentaciones apetitosas (brochetas, macedonias, frutas o verduras rellenas, batidos o cremas de verduras coloridas); preparar ensalada como entrante común en comidas y cenas familiares; recetas con frutas (pollo con puré de manzana, ensalada con tacos de manzana o naranja, lomo con guarnición de plátano asado); recetas con verduras (bizcocho de zanahoria y manzana, tortillas de verduras, canelones rellenos de carne y verduras, flanes de verduras, pizzas con vegetales)